Fotografía de autor. Análisis y evaluación de la imagen

 

El nuevo libro de José Benito Ruiz: “Fotografía de autor. Análisis y evaluación de la imagen”, es lo más sorprendente que he leído en fotografía hasta el día de hoy.

 

© José B. Ruiz

 

Sólo he tenido la oportunidad de estar con él en persona en una ocasión, siempre recordaré que me llamó la atención que es sorprendentemente alto, y por lo que llevo hablado con él en estos últimos 7 años desde que compartimos mails, es persona generosa, reservada y prudente.

Hay una cruzada fundamental que José Benito ha emprendido desde siempre, y es la conservación de la naturaleza. Por encima, me atrevo a pronosticar, que incluso de la fotografía. Esto le ha llevado a asumir numerosas responsabilidades a lo largo de su vida, que han ido dando frutos. Quizás, la responsabilidad que él se autoimpuso y que podemos decir que es única entre los profesionales, sobre todo por su carácter muchas veces altruista, es la de la enseñanza.

Una de las cosas que menos le gustan a José Benito, es que se pueda pensar que el único interés que tiene es su autopromoción, por eso le gusta bien poco que se hable de él o que salgan fotografías suyas y se pueda pensar que es por su influencia o por interés. Es más, estoy seguro que no le gustará que hable tanto de él en este artículo, pero en el fondo, aquellos que le conocemos aunque sea sólo poco, sabemos que a José Benito no le interesa promocionarse, ni hace nada por sí mismo, sino que su corazón está puesto única y exclusivamente en la naturaleza. Este es el motivo por el que ha ido difundiendo sus conocimientos con la trilogía que ahora cierra con este libro, y con la publicación de otros muchos libros que hoy ya están agotados.

También está como intención final hacia la difusión de la fotografía y en el fondo creo yo, a la conservación de la naturaleza, el famoso curso gratuito de “Un año de fotografía”, que ha sido para todos posiblemente el mejor curso de formación que hemos recibido nunca y que podemos volver a ver en cualquier momento. Todo esto porque al contrario de lo habitual, José Benito busca que la gente se ilusione con la fotografía y esto le lleve además a enamorarse de la naturaleza. No hay otra persona que dedique tantos esfuerzos a esto en España, y desconozco, a nivel mundial, si habrá algo parecido.

 

MURCIÉLAGO OREJUDO (Plecotus auritus) – © José B. Ruiz

 

Dicho esto, a modo de presentación del nuevo libro y de su autor e intención, os diré que en esta trilogía, el primer libro era sobre el aspecto técnico. Con ese libro aprendí yo lo que sé. El segundo libro versó sobre la composición fotográfica y sus fuentes fundamentales (una magnífica y completa obra sobre composición abordada de manera minuciosa y bien fundamentada que por cierto, está a punto de agotarse). Este tercer libro habla de qué es la fotografía de autor, pero José Benito hace algo que yo jamás le he visto hacer.

Os he dicho antes que una de las características principales de José Benito es la prudencia. Siempre es persona respetuosa. A mi juicio, pienso que se ha reservado muchas opiniones personales para no herir nunca a nadie. Digamos que una persona como él se ha mantenido dentro de lo políticamente correcto, aunque a veces pueda haber esbozado su pensamiento más callado en algunas charlas. En este último libro de la trilogía, puedo deciros sin ánimo a equivocarme, que José Benito nos ofrece su alma, su corazón, su interioridad, con todo respeto, pero sin reservarse nada. De alguna manera, él, que siempre lo ha dado todo en sus conocimientos, acaba de dar el resto, lo que hasta ahora se había reservado, porque era su intimidad, sus secretos, lo que sólo compartimos con una o dos personas muy muy íntimas y que nos da vergüenza contar, y lo ha hecho sin callarse nada, diciéndolo todo, sin suavizar, tirando a la basura lo políticamente correcto y quedándose expuesto, como un pollo indefenso cuando sale del cascarón. En este libro, José ha dicho lo que tenía que decir y lo que piensa de manera cristalina, ofreciendo además sus conocimientos sin medida.

 

MEDUSA LUMINISCENTE (Pelagia noctiluca) – © José B. Ruiz

 

Es un libro en el que lo primero que sorprende es el cambio de estilo en las fotografías que comparte. Ya no son aquellas espectaculares fotografías del primer libro, sino que están llamadas a no ser espectaculares por su belleza, y sí a conectar por otros medios con el observador, mediante el mensaje y respetando, como siempre, la cuidada composición. Mantiene su estilo, sí, pero claramente es una evolución del trabajo que había mostrado hasta ahora, pues los límites que se había impuesto, se han abierto, para que todo lo que quiere ‘decir’ pueda ser reflejado en su obra.

José Benito, defiende lo imprescindible de tener una formación en los clásicos como base, si se quiere construir desde el sentido, y no tiene problema en criticar aquello que cree que es caminar por caminos ambiguos en fotografía. Pero su intención va más allá, y es hacer que el lector comprenda que la fotografía de autor no es hacer cosas raras inconexas, o intentar hacer novedades angustiosas, sino que la fotografía de autor, requiere dejar la cámara, adquirir una formación de gran solidez y coger el corazón para crear tu propia obra. Tiene ciertas partes que rozan la poesía. José Benito se introduce en su propia alma y la desnuda como si se estuviera confesando. Habla del interior, de la espiritualidad, de valores muy profundos. Creo que comparte muchos pensamientos del cristianismo, aún sin sabe si él es persona religiosa, pero yo, que soy sacerdote, puedo decir que está a un peldaño de descubrir que Dios ha creado todo lo que él más ama. En diversas ocasiones incluso habla de la creación, pero ese es un tema que a mucha gente le chirriará oír. Yo creo que un paso apresurado que da normalmente el fotógrafo de naturaleza, es cerrarse al hecho de que pueda existir un Dios. Siempre se debería dejar la duda abierta. En mi caso personal, el ser cura me lleva a dar un sentido sobrenatural a lo creado y me lleva a comprender que la naturaleza está para perdurar allá dónde vayamos. Pero este sería otro tema, aunque es justo comentarlo.

 

EL MUNDO DE VANESSA 18 de noviembre de 2013. Fotografía digital. Realizada en el castañar de El Casarito, la Alberca, Salamanca. Manos: Herminia Muñoz. Esta imagen está dedicada a las personas que han sufrido o que sufren y que se encierran en su propio mundo. Se sienten defraudados por quienes les rodeamos y por la propia realidad en la que han vivido inmersos. Conocí a una niña que me invitó a entrar a su jardín escondido de flores y espinas. Aún no se porqué me eligió a mí, pero al ir adentrándome en él la elipse comenzó a girar y me asusté. No he dejado de pensar en ello y, aunque me duela haberla defraudado, su recuerdo me acompañará siempre.
EL MUNDO DE VANESSA – © José B. Ruiz
Manos: Herminia Muñoz.
Esta imagen está dedicada a las personas que han sufrido o que sufren y que se encierran en su propio mundo. Se sienten defraudados por quienes les rodeamos y por la propia realidad en la que han vivido inmersos. Conocí a una niña que me invitó a entrar a su jardín escondido de flores y espinas. Aún no se porqué me eligió a mí, pero al ir adentrándome en él la elipse comenzó a girar y me asusté. No he dejado de pensar en ello y, aunque me duela haberla defraudado, su recuerdo me acompañará siempre.

 

José Benito habla de humildad, de aprender incluso del que no sabe, de escuchar, habla de perdonar a las personas, de amor, de la familia, del odio, de la belleza, de las limitaciones, de salir adelante, de la superación, de ponerse en el lugar del otro, de comprender los errores, de respetar lo que piensa el otro e intentar comprenderlo sin juzgarlo.  De corregir desde la proposición de ideas. Es filosofía, incluso en ocasiones me ha recordado a autores de teología clásica. De alguna manera es su pensamiento, podríamos decir de forma simpática, que estamos ante el ‘Benitismo’, una filosofía fotográfica en el que la cámara es la prolongación de la vida y un órgano propio extensión del corazón. Algo que él ha aprendido de otros autores, a los que menciona siempre, porque sabe que lo suyo no es sólo suyo, sino el legado de otros que vinieron antes que él, macerado todo desde su perspectiva personal.

El apartado ‘El crecimiento interior’ es digno de leerse varias veces y reflexionarlo para la propia vida. En definitiva: para ser fotógrafo, hay que ser principalmente persona. Y José Benito nos da un montón de pistas.

 

MANOS Y AVES MUERTAS. ILUSIONES, SUEÑOS. ALAMBRE ESPINO. ALICANTE
MANOS Y AVES MUERTAS – © José B. Ruiz

 

El libro incluye además, esquemas, enseñanzas y maneras diversas de afrontar el proyecto personal y la fotografía de autor, un material que nos será muy útil para los que estamos empezando a buscar algo más que la mera fotografía descriptiva.

Explica sus técnicas e investigaciones fotográficas, basadas en procesos externos al procesado, o lo que es lo mismo, puramente fotográficos. El apartado de empañado es interesantísimo de leer y practicar, pero el uso de diversos materiales ubicados ante la lente no es menos apasionante. También se adentra de manera soberbia en el tema de la belleza, de una manera tan profunda, que invita al pensamiento y a la reflexión en temas esenciales de la vida. El entendimiento de la estética como una elección comprendida por parte del autor y no al azar, es uno de los puntos a los que da gran relevancia. Comprender la estética y buscarla intencionadamente. Después de leer este tema en cuestión, me doy cuenta de que nunca había pensado en la estética, y lo que he hecho es copiar la estética de otros. Es un tema interesantísimo, que aportará mucha luz a los fotógrafos. Y termina esa apoteosis fotográfica hablando de lo sublime, algo que está entre lo humano y lo divino.

 

BEE EATERS ABEJARUCOS (Merops apiaster) Pareja en época de celo. Alcalá de Guadaira. Sevilla. España.
ABEJARUCOS (Merops apiaster) – © José B. Ruiz

 

Una de las cosas que más sorprenden, es que cuando ya piensas que no es posible aprender más cosas sobre la fotografía y tienes mil ideas nuevas y puntos por reforzar, entonces te das cuenta de que sólo vas por la mitad del libro, y te preguntas ¿Y qué va a contar ahora?

Pues sí, hay más, como el tema de las proporciones, que es curioso y útil de conocer, aunque reconozco que lo que más me ha llamado la atención es el nombre de algunas proporciones.

Entra de lleno en las exposiciones, en la edición de un libro, las copias y su venta, todo con la experiencia del fotógrafo que sabemos que ha pasado por aciertos y errores a lo largo de sus muchos años de fotógrafo y que con su consejo nos va a ahorrar muchos desengaños y frustraciones. Es una ayuda impagable.

 

3-REPISLANDIA707
© José B. Ruiz

 

El colofón es sobre la imagen, cómo comentarla, cómo valorarla y juzgarla, desde su múltiple experiencia como jurado y de una forma exhaustiva y minuciosa tal y como nos tiene acostumbrados en sus cuidadas explicaciones. Además habla de los concursos y de la ética, que debe estar como base en la fotografía de naturaleza. El nivel de profesionalidad es máximo. No queda puntada sin hilo.

Mi sensación final es de cierta vergüenza por haber llegado a pensar que sabía algo de fotografía, por haber llegado a pensar que podía ser jurado de un concurso. Me siento como la garrapata frente al león, a un nivel de conocimientos al que nunca llegaré aunque bien que me gustaría, pero también, con un deseo y fuerzas renovadas de crear fotografía de naturaleza desde otras perspectivas, con menos condicionamientos y con sentido y rumbo.

 

 

NEMOPTÉRIDO (Nemoptera bipennis). P.N. SIERRA DE BAZA. GRANADA. ESPAÑA.
NEMOPTÉRIDO (Nemoptera bipennis) – © José B. Ruiz

 

Es curioso, hace unos años me hubiera encantado tener la oportunidad de salir al campo con José Benito para hacer fotografía con él. Ahora sin embargo, lo que más me gustaría es compartir un café pausado mientras hablamos de la expresión, de la vida, del color…

El libro me deja un montón de ideas, de caminos por explorar, de trabajo por hacer, y eso es tarea más que suficiente para los próximos años. Todavía no hemos hecho más que empezar.

 

FINCA BUIXCARRÓ. ONIL. COCENTAINA. FUNDACIÓN VICTORIA LAPORTA
HERRERILLO CAPUCHINO (Lophophanes cristatus) – © José B. Ruiz

 

Todas las fotografías de este artículo han sido cedidas amablemente por José Benito Ruiz. Como suponía, le ha dado apuro que hable tan bien de él, pero en cuanto leáis el libro descubriréis que no he exagerado un ápice. Espero que lo disfrutéis.

El libro lo podréis encontrar en su web.

http://josebruiz.com/

 

 

Anuncios

8 comentarios en “Fotografía de autor. Análisis y evaluación de la imagen

  1. No puedo estar más de acuerdo en todo lo que dices. José Benito es el fotógrafo del que más he aprendido, a pesar de haber estado con él tan sólo una vez. Pero aparte de ser un genio como fotógrafo, me parece apasionante como persona, por su forma de ver la vida y por esa humildad y perseverancia tan difíciles de encontrar.
    Un saludo y seguiré leyendo tu blog, que hasta ahora me ha encantado.

    Me gusta

  2. Hola carlos te queria hacer una pregunta sobre los archivos raw de la fuji xt1.se que hay gente que tiene problemas para abrirlos con el PS CS6 ?es el que yo tengo y no se que hacer…que programa de edicion utilizas?sabes algo sobre ese tema? Gracias y un saludo.

    Me gusta

      1. Yo utilizo ahora una canon 600d con un 15-85 is usm…crees que ganaria en calidad de imagen con la xt1 y 18-55 perdona el toston jjeje tengo un mar de dudas pero la rebaja de peso me llama mucho.gracias

        Me gusta

Deja un comentario. Antes de su publicación, el comentario será moderado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s