Saliendo del camino

Comienza el 2017.

Cuando miro atrás en el tiempo, recuerdo que por estas mismas fechas comencé a hacer fotografía allá por el año 2009. Ocho años me separan de los comienzos, hasta estas líneas que escribo ahora.

Mis conocimientos han ido asentándose y creciendo. Nunca se deja de aprender.

Si habéis seguido mis tutoriales a través del canal de vídeos, habréis visto que hay una clara progresión desde la 1ª ‘Práctica Fotográfica’ hasta la última que hice, antes de darlas por concluidas.

Desde que escribí mi breve artículo sobre composición y la nueva manera de componer mediante zonas de interés, he ido repensando la fotografía una y otra vez, así como mis propias opiniones al respecto y su valor real. Me he dado cuenta de que muchas de las recomendaciones que hacía en las primeras prácticas fotográficas, ya no tienen valor o han cambiado, con lo que se hace necesario el comienzo de una nueva etapa, en la que empiece a enseñar fotografía desde el principio, pero con todo el peso de la experiencia ganada, en la que contaré muchas cosas que parten de mi fotografía, y que no hallaréis en libros u otros vídeos. Son conclusiones personales.

Podríamos decir que el culmen definitivo en esta nueva etapa, surge después del verano de este pasado 2016, cuando comienzo a repensar todo de una manera más concisa. Así, el primer fruto es concluir las prácticas fotográficas para dar paso a una etapa muy distinta con la creación de los vídeos de ‘Apuntes Fotográficos’ en el que explico la fotografía como si nunca hubiera hecho un vídeo, desde la primera pregunta: ¿Cómo empezar en fotografía? hasta dónde nos lleve. No todo va a ir en los vídeos. Quiero completar estas breves enseñanzas también desde este blog, y sobre todo, día a día, desde mi página de facebook de fotografía de naturaleza, en la que comento fotografías e incluyo también artículos de opinión personal.

15775122_1401725733179919_6331649199176792578_o

En esta nueva etapa, comenzaremos por el principio, como debe ser, y este será el primer artículo que complemente a la serie de vídeos ‘Apuntes fotográficos’.

Empezaremos con la pregunta del millón: ¿Qué es la fotografía? Yo no os voy a poner definiciones técnicas, yo os voy a ofrecer mi experiencia personal, y desde ahí os daré cada respuesta, que no es acertada o desacertada, sino que es el camino desde el que creo fotografía a día de hoy.

La fotografía para mí es un medio de plasmar una escena concreta en un momento concreto, mediante una cámara fotográfica. La cámara, nos proporciona el soporte, ya sea un carrete o una tarjeta de datos, y ese soporte nos servirá de medio, para llegar a un resultado final que será una fotografía visible. Esa fotografía final, podrá ser una mera imagen descriptiva o una interpretación personal del autor. Nosotros trataremos de profundizar en la imagen personal de cada uno y en qué se quiere expresar.

El Sustrato

¿De qué se vale la cámara fotográfica para ofrecernos una imagen? Se vale de 3 elementos principales. El primero es la luz, que da color a las cosas, así como sombras, que permite que veamos la forma y los tonos. La luz es el elemento que nos proporciona el mundo, y la cámara recoge la luz. Sin embargo, hay 2 elementos más, que no nos los dará el exterior, son la cámara y el objetivo. La cámara nos dará la velocidad del obturador, es decir, la velocidad a la que se hace la fotografía, y el objetivo nos dará el diafragma del objetivo, que es un orificio regulable en el objetivo, que hace que entre más o menos luz, y que tiene como efecto secundario que se vea la misma escena con todo enfocado o con sólo una parte específica enfocada.

Además, el objetivo tendrá una focal determinada, que recogerá un mayor o menor ángulo de la escena fotografiada, proporcionado así un punto de vista particular desde el que se mostrará la imagen. Así, un objetivo angular, nos dará imágenes con un gran ángulo de perspectiva de la imagen. Son los objetivos usados para plasmar un gran paisaje o para hacer una fotografía de un grupo grande de personas, y un teleobjetivo, nos ofrecerá un angulo reducido y concreto de la imagen, como puede ser el que se usa para un retrato o para sacar un ave lejana en un posadero.

Con estos 3 elementos: luz, cámara y objetivo, debemos llegar a la elaboración de la que será nuestra fotografía.

Bluebells ICM, Ashridge Estate, 2015
© Colin / Wikimedia Commons / CC BY-SA 4.0

 

La primera pregunta que deberíamos hacernos antes de hacer una fotografía en el campo es: ¿Qué me ofrece la luz? Esta pregunta es crucial, porque a veces no merecerá la pena hacer la fotografía si no vamos a lograr nuestro objetivo final.

En mi dinámica para hacer fotografías, primero examino si la luz es dura o suave de día nublado, si es fija como en un día despejado o totalmente nublado, o alternante como cuando hay nubes dispersas. La luz dura me sirve cuando trato de plasmar la realidad de un paraje en todo su esplendor. Suele resaltar las tres dimensiones de los objetos al crear sombras oscuras, duras; suele hacer los colores más vivos y brillantes; suele proporcionarnos cielos de un intenso azul, o blancos si hay algo de bruma en el ambiente. Son fotografías por lo general alegres y en las que deberemos medir bien la exposición para que no nos salgan sobrexpuestas las luces más claras. Para los que os acercáis a la fotografía por primera vez, tenemos que hacer una breve pausa en este punto para que os pueda explicar cómo medir la luz en una fotografía. Bueno, también para los que lleváis tiempo siguiendo mis vídeos, porque he de deciros, que he cambiado la forma de medir la luz, y aquí comienzan las novedades.

Exponer

En general, si estás empezando a hacer fotografía, yo pondría la medición automática de la luz y me olvidaría de este apartado hasta haber avanzado y disfrutado con la fotografía. Cuando uno ya lleva un tiempo, es bueno comenzar a disparar en manual y medir tú los parámetros de obturador (velocidad en cámara) y diafragma (objetivo), para que tomes verdadero control de la cámara. Es ahí cuando hablamos de que una fotografía está correctamente expuesta de luz, subexpuesta (más oscura de lo normal) o sobrexpuesta (más luminosa de lo normal).

En las Prácticas Fotográficas, os enseñaba que la medición de luz se hacía sobre el punto más luminoso de la escena con la medición de la cámara en modo puntual. Con el tiempo, me he dado cuenta de que me es lento y engorroso este sistema de medición, y llevo un tiempo en que mido la luz de una escena poniendo el sistema de medición de la luz de la cámara en el grado más amplio que tenga, que suele ser ‘evaluativa’, es decir, que mide la luz en gran parte de la fotografía, y luego, como suele quedarse algo corto de luz, sobrexpongo todo un punto por encima de cero. Por lo general, las luces altas de la escena no quedan sobrexpuestas, o quedan sobrexpuestas muy ligeramente, esto, como muchos sabéis, puede ser un problema si estamos disparando en jpg, porque nos indicará que esa zona ha quedado completamente blanca, sin información, y perderemos sus matices, pero nosotros dispararemos la mayoría de las veces en RAW, y así, aunque las altas luces tengan un poco de sobrexposición, siempre podremos recuperar los matices posteriormente en el procesado.

Preguntas que nos surgen:

– ¿Cómo sabemos qué luces están sobrexpuestas? Poniendo en la cámara la opción llamada ‘aviso de altas luces’ que hará que nos muestre parpadeantes aquellas zonas que se han sobrexpuesto.

– ¿Hay que evita siempre las luces sobrexpuestas? No, sólo si quieres que esa zona no quede completamente blanca. A veces las luces sobrexpuestas son esenciales para crear ciertos brillos, y otras veces son insalvables, debido a la gran diferencia que encontramos entre las luces más altas y las sombras más oscuras. A esto se le llama rango dinámico, y si es muy grande, excederá las capacidades de nuestro sensor, y tendremos que elegir entre sacar algunas luces un poco sobrexpuestas, o algunas sombras un poco subexpuestas.

– Entonces ¿He de tirar siempre en RAW? Depende. Si quieres tener la posibilidad de modificar ampliamente la fotografía final, sí. Si no vas a tocar la fotografía resultante y la vas a dejar como salga, puede que te interese el jpg.

Desde que aprendí a hacer fotografía, leí que para medir la luz había que ‘derechear’. ¿Qué es derechear? Consiste en medir la luz para que las luces más altas estén al límite de la sobrexposición. Aunque la fotografía quede muy clara, no pasa nada, porque luego, en el procesado, bajaremos la exposición general y la llevaremos hasta la luz que queremos. De esta manera, conseguimos maximizar el color y los tonos que aparecen en una fotografía. Esto es así siempre, sin embargo, a efectos prácticos, visualmente no se nota la diferencia entre una fotografía tomada a la luz que se quiere tomar, y la misma fotografía llevada al límite de exposición y luego llevada en el procesado a la luz final. Ambas fotos parecerán la misma foto. Esto es así, debido a la enorme calidad de los sensores de hoy en día, que superan lo que nuestro ojo puede percibir. Por tanto ¿Sirve de algo derechear la fotografía para exponer? En general no, pero en algunos casos puede servir. Por ejemplo, en una fotografía en la que posteriormente vayamos a subir mucho en el procesado la luminosidad de las sombras, puede que sea mejor derechear la fotografía para que así la calidad de la zona de las sombras no se vea mermada.

huellasbien

Una vez realizada la fotografía, recomiendo encarecidamente que se vea la fotografía y pongamos en la cámara la función de que nos muestre el histograma, que es esa gráfica pequeñita que nos indica la cantidad de tonos de la fotografía. Si vemos que la parte derecha roza y se pasa de los límites en el eje horizontal, puede que hayamos sobrexpuesto la fotografía y haya que hacerla algo más oscura. Es muy importante revisar el histograma de la fotografía. Así nos aseguramos de que los tonos están dónde queremos.

Por tanto, ya podemos ver 2 cambios en mi fotografía, que ya no mido la luz en ‘puntual’ sino en ‘evaluativa’, y que ya no siempre derecheo, sólo en contadas ocasiones que se necesita.

Crear en tu interior

Nos habíamos quedado en la pregunta ¿Qué nos ofrece la luz? Una vez que ya sabemos la luz que tenemos, podemos intuir el tipo de fotografías que podemos hacer. En el análisis de la escena que vemos, ya hemos localizado si hay colores interesantes, si hay formas sugerentes, contraluces especiales o brillos notables. Además, en la fotografía influirá la meteorología, como la lluvia, la nieve, la niebla o el viento. Todo ello nos permite jugar de distinta manera con el resultado final. También hay que decidir si queremos hacer una fotografía de conjunto o centrada en un elemento concreto.

Así, con todos estos parámetros, la cabeza tiene que ir pensando ideas y posibilidades. Para ello, deberemos contar con la posibilidad de jugar con la velocidad de la cámara, es decir, si interesa una velocidad rápida o normal, o si se podría buscar un efecto interesante mediante una obturación lenta. Además, habrá que decidir si queremos sacar todo enfocado, o mediante una profundidad de campo pequeña, resaltar un elemento enfocado, y el resto dejarlo más desenfocado, y tendremos qué decidir qué focal empleamos para la idea que estamos concibiendo.

Como veis, cuando fotografío, analizo las posibilidades que me ofrece una escena, a la vez que evalúo los diferentes resultados posibles a diferentes obturaciones y a diferentes diafragmas. Todo este proceso se debe ir aprendiendo a hacer a la vez, como en un sólo acto reflejo. Y como requiere de un ejercicio de pensamiento complejo, es importante no sólo ir en silencio, sin distracciones, sino ir muy despacio, mirando cada rama, cada piedra o flor, cada hoja. La fotografía bien pensada, es lenta y trabajosa, y requiere de un gran ejercicio de observación del entorno que llega a cansar la vista y que obliga a hacer pequeños descansos cada cierto tiempo. Hay una última pregunta que antes no me hacía y ahora me hago siempre, antes de seguir adelante con una idea ¿He visto esto antes?

Últimamente, si voy a hacer una fotografía que ya he visto mucho, me digo ¿Para qué voy a repetir lo que todo el mundo hace? Es entonces cuando la cabeza exprime más las ideas y las posibilidades de una escena. Esto, amigos, lo considero crucial si uno quiere dar un paso adelante en la creatividad. Es muy probable que la fotografía que hagamos ya esté hecha por otro, pero si no es lo habitual, será una novedad en nuestra visión de las cosas, y eso es progresar. Para ello, hay que repensar de nuevo todo lo que hacemos y el material que empleamos.

El equipo es crucial

¿Qué focal emplear entonces? ¿Qué objetivos y qué material debo comprar? Me resultan siempre sorprendentes las declaraciones del ‘todo vale’ que leemos en muchas webs: “Da igual el equipo, lo importante es la mente del fotógrafo”. No sé qué experiencia habrán tenido esos fotógrafos, pero la mía es totalmente opuesta. Sin el material específico, no hay la expresión adecuada. Intenta conseguir el efecto de un 20mm. f/1.4 entre un sujeto cercano y el fondo con otro objetivo o con una cámara con un sensor por debajo del sensor completo, ya verás lo que consigues: verdaderamente un fiasco. No, no podemos tener cualquier material, sino el material que necesitamos, y si el dinero no te permite tener lo que necesitas, no gastes el dinero en algo que no te va a dar lo que necesitas, ahorra y ya llegará, porque no es lo mismo hacer un retrato con un objetivo f/2.8 que con un f/6.3.

Para los que estáis empezando (aunque llevéis algunos años ya), yo recomendaría hacer lo que hace todo el mundo, creo que es una manera muy sencilla de empezar. Recomendaría un objetivo angular como primer objetivo, y empezar a hacer amaneceres y atardeceres, fotografías amplias de paisaje con algún motivo en primer plano. Este tipo de fotografía da muchas alegrías, y es necesario aprender a hacerla. Para los usuarios de cámaras con sensor completo, un objetivo de 17mm. zoom o menos, sin que llegue a ser un ‘ojo de pez’. Para los de sensores APS-c, recomendaría en torno a un 12mm. o menos. Para los de sensor de 4/3, un zoom de 7mm. Si además lo vais a emplear en fotografía nocturna, será importante que sea de f/2.8 o menos para que capte más luz que los habituales f/4.

Este angular zoom os dará grandes satisfacciones fotográficas y fijándoos en los demás, iréis aprendiendo los secretos de la fotografía angular. Necesitaréis algún filtro degradado e inverso, y también alguno de densidad neutra para hacer aguas sedosas. Es una fotografía que se disfruta enormemente. Divertida y apasionante hasta el punto de que hay muchos fotógrafos que ya no buscan más y disfrutan con ello toda la vida, haciéndose exclusivamente paisajistas.

focal-lengths-1024x683

Como siguiente objetivo para empezar, os recomendaría un macro de entorno a 100mm. o más para los de sensor completo y APS-c, y no mucho menos para los de 4/3. Aquí resulta interesante que sea ampliación 1:1, y que podamos permanecer algo alejados del sujeto a fotografiar para no asustarlo. A mayor focal, aunque pese más, más lejos podrás ponerte. Si veis macros de la gente, descubriréis el tipo de fotografía que podéis llegar a hacer. Una fotografía muy interesante que también os dará grandes alegrías. En este sentido, uno puede llegar a liarse a probar iluminaciones alternativas con flashes, algo que da un salto cualitativo en la fotografía macro, y que muy poca gente hace. Al igual que hay gente que sólo hace fotografía de paisaje, hay mucha gente que sólo hace fotografía macro. Es un verdadero placer este tipo de fotografía, y uno puede llegar a especializarse enormemente.

Este tipo de fotografía, tanto angular de paisaje como macro, me obliga a hablar del trípode. Hay gente que con el 100 macro, hace fotografía sin trípode, sin embargo, otros prefieren, por el peso de este u objetivos mayores, usar un trípode. Si podéis permitíroslo, recomiendo los trípodes de carbono, pues se reduce mucho el peso. El trípode tendrá que ser grande y de patas robustas. Si hacemos fotografía en la orilla del mar, habrá que clavar el trípode en la arena y no podemos tener patas que se doblen o que tiemblen con el embestir de las olas. Yo he usado siempre manfrotto, y no recomiendo nada por debajo del 055. En otras marcas no sabría recomendaros, pues no las he probado. Me pasé del aluminio al carbono y es una reducción de peso importante, sin que merme la calidad del trípode. Deberéis probar los trípodes y su robustez en tienda, así como la sujeción que llevan, que debe ser cómoda de abrir y cerrar cuando tienes las manos congeladas por el frío a tempranas horas de la mañana o a intempestivas horas de la noche, así como impedir que se cuele arena de playa por dentro.

Sobre el trípode irá la rótula. Aquí también tengo una novedad. Yo empecé usando una rótula de bola de manfrotto. La verdad es que, aunque sigue siendo una de las más buenas y caras de la marca, no me convenció, pues componer se hacía difícil, y había que acabar dándole pequeños golpecitos para tener la imagen en el punto exacto que quería. Así, finalmente compré una de 3D, que es la que he tenido hasta hoy, y no me ha ido mal, aunque reconozco que podría mejorar. Hace relativamente poco he probado en mano unas nuevas de bola que ha sacado manfrotto, las MHXPRO-BHQ6, que son de bajo peso y buen aguante, y me han gustado bastante, aunque no he podido probarlas con cámara, y eso es crucial. Me ha dado la impresión de que han mejorado mucho el sistema de bola, y de que van muy suaves y precisas. Podrían ser una opción más ligera y útiles para componer.

uuid-1800px-inriverimage_369042

Pero sigamos con las focales para los que estáis en los primeros años fotográficos. Para paisaje lejano, siempre he recomendado un 70-200 o el equivalente de vuestra marca. Son buenos objetivos y permiten extraer el paisaje y sacar del encuadre elementos que nos sobran. Con esos 3 objetivos: angular, macro y tele-medio, tenemos un equipo muy interesante para años.

El teleobjetivo largo tipo 100-400 o 150-600 es útil también para paisaje y por supuesto para aves, si es el tipo de fotografía que buscas.

Ahora bien, muchos sabéis que este era mi equipo en Canon, que luego pasé a Fujifilm para reducir el peso, y que ahora, encontrándome con ciertas limitaciones insalvables, he tenido que volver a Canon. Sin embargo, no he comprado ningún zoom, ni tele-medio, ni macro, por tanto, pensaréis que me vuelto loco o algo parecido. ¿Cuál es mi equipo ahora? Un 20mm, un 35mm, un 50mm y un 85mm, todos con luminosidad f/1.4

De momento no he comprado macro ni teleobjetivo, pues no sé si los usaré. Ya veremos.

Es muy probable que ya no use flashes, ni trípode. Ya veremos.

Está por ver, si usaré filtros… Ya veremos. A fin de cuentas, estoy empezando, y todavía no sé a dónde me dirijo exactamente, sólo sé que quiero salir del camino y explorar.

Todo esto tiene un porqué. Por supuesto.

Hacia dónde voy

La pregunta que uno tiene que hacerse cuando lleva un tiempo haciendo fotos es ¿Me divierte lo que hago? En mi caso, me cansa la fotografía que he hecho hasta ahora en estos 8 años, ya me cansa. Por tanto, no quiero volver a hacer amaneceres y atardeceres con ultra-angulares, no quiero volver a hacer macros super-cercanos, no quiero seguir buscando lugares de gran belleza para resaltar todo haciendo una fotografía idílica, no quiero hacer una fotografía de un ave que todo el mundo ha hecho mil veces, porque no me divierte, ya no. Todo esto ya lo he hecho, y fue divertido durante años, pero ¿Voy a seguir haciendo lo mismo siempre? No quiero. Soy una persona creativa, me gusta darle vueltas a la fotografía, pensar nuevas formas expresivas. Ahora bien, de la innovación a la tontería hay una delgada línea, por tanto, no quiero hacer fotografías incomprensibles que necesiten una explicación. Quiero hacer fotografías diferentes que no necesiten más que verlas. Para eso, me he propuesto una vía, un camino de fotografía de naturaleza, que hasta ahora está muy poco transitado, y es la fotografía de lo sencillo, de lo habitual, de lo normal.

A poca gente le apasiona este camino, porque lo que más atrae hoy en día es la belleza del paisaje, del insecto, de la especie, etc. Es una fotografía que no es reconocida, pues no se valora adecuadamente en los jurados de los concursos, y mucho menos en los foros. Es una fotografía que hay que saber verla y saber reconocerla en su dificultad. Por lo tanto, el reto que me pongo es mostrar algo normal, pero con el inconveniente de que algo normal no atrae la atención, no es interesante, y mi fotografía se basa en las zonas de interés, con lo que el reto es mayor. ¿Qué elementos tenemos para plasmar una fotografía? Luz, cámara y objetivo, con lo que tendré que plasmar la escena de manera que resulte interesante. La luz, puede que no sea suficiente si el motivo no tiene fuerza, por lo que tendré que apoyar la fotografía con otros factores de interés, como son el movimiento o una profundidad de campo pequeña. Si además quiero variedad, no puedo hacer todas las fotografías con movimiento o todas las fotografías con poca profundidad de campo, con lo que intentaré jugar con colores, distintos puntos de vista y composiciones sencillas de momentos normales, pero captados de manera especial. Este va a ser mi reto fotográfico. Ese es el motivo de haber comprado esos objetivos. Primero porque buscaba que dieran muy poca profundidad de campo, de ahí el f/1.4 de todos ellos, y segundo, porque no hay objetivos zoom con tanta luminosidad, por lo tanto, he tenido que comprarlos fijos. No es que me guste, pero no hay otra manera.

15591662_1401734169845742_4347077749236465423_o

¿Y tú?

¿Te has preguntado, si tienes una manera personal de afrontar la fotografía? ¿Si la necesitas? ¿Si la buscas? ¿Te has preguntado en qué momento personal de tu fotografía estás? ¿Te has planteado nuevas formas de expresar lo que ves en la naturaleza? ¿Buscas mostrar la realidad o mostrar tu perspectiva de la realidad? ¿Quieres expresar un mensaje, lanzar una idea?

Estas y otras preguntas pueden resultar importantes en tu momento fotográfico. Quizá es momento de hacérselas. Es cierto que es un fastidio ponerse a pensar, con la cantidad de cosas que hay que hacer. Puede que hagas fotografía sólo para descansar y disfrutar de la naturaleza, eso es perfecto. Sin embargo, puede que lleves en la sangre la vena artística y expresiva, con lo que tu descanso no estará sólo en hacer fotografía en la naturaleza, sino en expresar más y de otra forma.

En mi caso personal, necesito mostrar aquello que veo más allá de unas ramas secas, y eso me lleva a buscar nuevas formas de expresividad que traspasen lo meramente visible, que lleguen al interior de la persona. ¿Lo conseguiré? No lo sé. Queda mucho por pensar. Mi recomendación es que no os canséis de buscar jamás, porque puede que algún día halléis algo extraordinario que no esperabais encontrar.

Anuncios

7 comentarios en “Saliendo del camino

  1. Hola Carlos, te escribo para pedirte ayuda respecto a que camara comparme para empezar con este mundillo de la fotografia.
    Ahora que soy joven salgo mucho por el campo y veo cosas extraordinarias que me gustaria tener guardadas para siempre. Un dia salí con un amigo que llevaba una camara compacta sony hx400 v, me enseñó un poco y desde entonces ando detras de una. Me gustaria encontrar una camara incluso con mas zoom que la de mi amigo, ya que yo llevo prismaticos y veo muchas cosas a mas de 500 metros… he estado mirando varias, la nikon coolpix b700, la nikon coolpix p900 y la canon hx60hs, pero sus caracteristicas son similares y no se por cual decidirme. Podrias darme alguna recomendacion? No me importa tanto el precio sino el alcance del zoom, el tamaño y la calidad de imagen. Muchas gracias y un saludo!

    Me gusta

    1. Hola Jorge, a mi me encantan también las cámaras con mucho zoom, sin embargo, es mejor encontrar un zoom algo más comedido para que la imagen tenga mayor calidad, porque sino, al final no vale para mucho el resultado final.

      Te recomiendo 3 cámaras y te las pongo por orden de preferencia:

      – Primero la Sony RX10 III: Su zoom es más comedido, pero amplio, pues llega a 600mm, y como es una cámara muy luminosa en cuanto a la lente que lleva, conseguirás fotografiar en situaciones de atardeceres y amaneceres con más facilidad y más calidad de imagen. También te permitirá afrontar mejor las fotografías dentro de espacios cerrados. El sensor es de una pulgada, con lo que no está mal, y tendrás una cámara muy interesante y buena.

      – La segunda opción es una cámara muy parecida en cuanto a calidad, prestaciones y sensor. De hecho, algunos análisis dicen que es mejor que la cámara anterior, con lo que también podría ser esta la primera opción para comprar. Llega hasta 520mm. de zoom, que no está nada mal.

      – La última opción es la más barata y también la de peor calidad, que es la Canon SX-60HS, que es una de las que me has dicho. El sensor es de un tercio de pulgada, prácticamente como el de un móvil, y las imágenes no son de lo mejor, pero sí es cierto que si no se quiere gastar más, es la mejor opción de todas las de super-zooms.

      Un saludo!!

      Me gusta

  2. Carlos, he encontrado tu blog (¿se dice así?) y sinceramente me ha encantado…..coincido contigo en muchas de tus reflexiones y espero seguir disfrutando con tus magníficos escritos. Gracias por compartir tus ideas con todos nosotros.

    Me gusta

  3. Hola Carlos, acabo de ver este nuevo blog tuyo. Te había enviado un comentario a fotonatura.org,
    Después, al buscar otras alternativas tuyas, poniendo otras palabras en el buscador, me ha aparecido esta página, que creo que será la fuente donde beba los conocimientos que necesite.
    Mucha suerte en ésta tu nueva andadura, y espero que recuperes totalmente tu salud.
    Un abrazo, Rafa.

    Me gusta

  4. No estoy seguro. Pienso que la fotografía es un arte y la misión principal de todo arte es mostrar la belleza de algún modo. He visto algunos de tus últimos videos y creo que es interesante lo que estás proponiendo, sin embargo en muchas de las fotografías que te he visto, veo una gran técnica y composición, pero no en todas alcanzo a distinguir belleza y, aunque me parece acertado poner atención en aquellos elementos del paisaje a los que casi nadie mira, creo que hay que reparar en aquellas cosas que pasan inadvertidas a los ojos de la gente común sin perder de vista aportar belleza, estética. Aclaro que sólo trato de expresar mi punto de vista por lo que no pretendo tener razón. AGRADEZCO mucho el trabajo que haces, que en el poco tiempo que tengo de seguirte, me has aportado mucho. Saludos y seguiremos viéndonos por acá.

    Me gusta

Deja un comentario. Antes de su publicación, el comentario será moderado.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s